Ok

En poursuivant votre navigation sur ce site, vous acceptez l'utilisation de cookies. Ces derniers assurent le bon fonctionnement de nos services. En savoir plus.

Eje Futuro - Page 4

  • Una diputada sueca: 'Es mejor que violen los refugiados'

    La diputada sueca, Barbro Sörman, ha asegurado en su cuenta oficial de Twitter que “es normal que los refugiados tiendan a querer violar a las mujeres porque es algo cultural en sus países”, tras criticar que los medios de comunicación informen de las violaciones de los refugiados.

     

    Según cuenta Actuall, la política progresista -en un discurso profundamente racista, pero edulcorado con relativismo moral, multiculturalismo y buenismo- ha arremetido además contra los hombres suecos asegurando que "si violan lo hacen por una elección activa". "Es peor que lo hagan ellos a los refugiados “, ha dicho. Y ha esgrimido que los suecos "son criados en una sociedad que cree en la igualdad de género y deben cumplir por lo tanto con estándares más altos que los inmigrantes”.

    Las violaciones en Suecia se han disparado desde mediados de los años 1970 y Suecia ocupa ahora la posición número dos en la lista de violaciones del mundo y es ampliamente conocido como “la capital de la violación de Europa”. 

    El último suceso conocido ocurrió en el Festival Bravalla, en Norrkoping, a unos 150 kilómetros de Estocolmo. Una niña anónima de 15 años declaró a Expressen cómo ella y sus seis amigas habían sido molestadas sexualmente por "chicos extranjeros". La policía se negó en principio a informar del caso, pero ante la insistencia de los medios reconoció el número de denuncias, Finalmente admitió que se trataba en todos los casos de autores de origen "extranjero".

    Además, en el festival de música Putte i Parken de Karlstad se denunciaron 32 casos. Una chica afectada, Alexandra Larsson, de 17 años, confesó al británico MailOnline que los atacantes "no eran de origen sueco". "Eran probablemente inmigrantes. Odio tener que decirlo, pero es la verdad". Los abusos de los refugiados se llevan a cabo sin que casi trasciendan a la opinión púlica. La Policía sueca ya ocultó los acosos sexuales que se cometieron contra adolescentes en el festival We Are Sthlm durante 2014 y 2015 a fin de no desvelar que los autores de los delitos eran en su mayoría jóvenes demandantes de asilo, muchos de ellos menores llegados a Suecia sin familia.

  • El Papa Francisco y la sumisión al Islam

    El Papa Francisco no procede a una “aproximación” con el islam; va mucho más lejos e intenta tener una verdadera complicidad. Mediatiza abiertamente su opción, en forma de provocación. Su hoja de ruta es transparente y cínica. También es muy peligrosa.

     

    Tras haber acogido en la isla de Lampedusa a los “migrantes” clandestino deseándoles con calor la bienvenida a Europa (“mis queridos musulmanes”), tras haber lavado los pies a otros inmigrados musulmanes en Roma ante las cámaras de TV, tras haberse traído de la isla de Lesbos en su avión personal a tres familias musulmanas refugiadas de Siria prefiriéndolos a familias cristianas en mucho mayor peligro, he aquí que el Papa Francisco ha realizado nuevos gestos emblemáticos de sumisión hacia el islam.

     

     

    La islamofilia papal ignorante

     

    Ha ocurrido a velocidad superior, es decir teológica, recibiendo en el Vaticano el 23 de mayo al sheik Ahmed al-Tayeb, gran imán de la mezquita al-Azhar de El Cairo, la más alta autoridad del islam sunnita en el mundo. La audiencia pretendía producir un deshielo entre la institución sunnita y la Santa Sede. En realidad, se trataba para esta última de pedir disculpas por las atitudes hostiles al islam que denuncian su violencia y su intolerancia intrínsecas, manifestadas por Benedicto XVI en Ratisbona. El sheik al-Tayeb, escandalizado, los había fustigado. Esta audiencia en el Vaticano constituye una primera victoria a los ojos de los musulmanes.

     

    Segundo hecho reciente muy grave: en una entrevista concedida al diario La Croix el pasado 17 de mayo, el papa se entrega a un elogio del islam –que refuta implícitamente a Benedicto XVI (cuya dimisión, hecho inaudito en la historia de la Iglesia, de Benedicto XVI sigue siendo un misterio)- reniega del irrelevante “imperialismo europeo” (que está fuera de lugar), pero no dice ¡ni una sola palabra sobre las atrocidades del Estado Islámico y sus consortes, ni siquiera sobre el terrorismo islamista!

     

    El papa Francisco explica: “La idea de conquista es inherente al alma del islam, es cierto… pero se podría interpretar con la misma idea de conquista el final del Evangelio de Mateo donde Jesús envías a sus discípulos a todas las naciones”. Estas manifestaciones son, a la vez falsas y perversas, pues no hay nada comparable entre la conversión forzada exigida por el islam y la conversión persuasiva (salvo rarísimos episodios) del cristianismo. Estas declaraciones son también inauditas: es la primera vez que un papa (¿por ignorancia, por cálculo, por inteligencia defectuosa?) manifiesta una ineptitud histórica y teológica semejante, culpabilizando al cristianismo en relación al islam. ¿Con qué intención muestra tal masoquismo? En todo caso, ha sido respetuosamente refutado por Remi Brague, profesor de filosofía en la Sorbona:“contrariamente a lo que ha afirmado el papa Francisco, los textos sagrados del islam y del cristianismo no justifican la violencia de la misma manera” (Le Figaro, 24.05.2016).

     

    ¿Cristianos perseguidos? ¡silencio!

     

    Curioso: en esta entrevista, el Papa –como, por lo demás, el Vaticano de forma habitualmente- permaneció mudo ante las persecuciones y el exilio masivo sufrido por todos los cristianos en los países musulmanes. En contrapartida, anima las migraciones musulmanas hacia Europa… Es la primera vez en la historia que un Papa intenta una “aproximación” con el islam justo en el mismo momento en que este último parte para la conquista de Europa y liquida a los cristianos del Próximo-Oriente con asesinatos y persecuciones. Vladimir Putin es, desde luego, mucho más eficiente que el papa Francisco –o que los dirigentes europeos- en asumir la defensa de los cristianos sirios perseguidos.

     

    En la citada entrevista en La Croix, el papa Francisco afirma una enorme contra-verdad, que la coexistencia entre cristianos y musulmanes es posible. Y da como ejemplo a su propio país, Argentina… Ridículo: allí no hay más que un 1% de musulmanes.

     

    De acuerdo con la extrema izquierda inmigracionista

     

    Más recientemente, el Papa Francisco ha ido aún más lejos. Tras el naufragio recurrente de una patera que llevaba clandestinos de Libia, ha declarado ante 500 escolares de Reggio Calabria: “Los inmigrantes no son un peligro, son ellos los que están en peligro”.Adoptando un semblante trastornado por la tristeza con su agudo sentido de la comunicación y de la puesta en escena, tenía entre las manos un chaleco salvavidas recogido de un niño sirio ahogado, diciendo: “lo conservo como uno de mis bienes más queridos” (el episodio es una operación mediática sofisticada; nada fue improvisado o espontáneo).

     

    Esta declaración teatral y básica a la piedad y a la emoción, destinada a culpabilizarnos, de un simplismo que hace las delicias de todos los inmigracionistas de izquierdas, esconde desprecio hacia los europeos. Europa, solamente en 2015, ha sufrido la intrusión de 1.5 millones de “migrantes” invasores en un 90% musulmanes y los flujos se aceleran en 2016. Algo jamás visto en toda la historia de Europa. Esta indiferencia hacia los europeos que ven su continente tomado al asalto oculta quizás, también, una aprobación de esta invasión. Afirmar que “los migrantes no son un peligro”, sino, como queda implícito, una oportunidad, es exactamente el duscurso de los grupos y lobbies de extrema-izquierda inmigracionistas y defensores de los “sin papeles”. Los parentescos entre la doctrina del papa y la posición de los “islamo-izquierdistas” aparecen cada vez con mayor frecuencia.

     

    El Premio Carlomagno atribuido al papa Franciso y al nihilismo

     

    Un cuarto hecho reciente (poco comentado por los medios de comunicación… como todos los hechos importantes) nos ilustra sobre la estrategia del papa: en mayo de 2016, recibió el Premio Carlomagno para la construcción europea y pronunció un discurso ante los presidentes del Consejo de Europa, de la Comisión Europea y del Parlamento Europeo.  El hecho de que las instituciones europeas otorguen un premio a un papa favorable a la inmigración descontrolada y a la islamización de Europa, ya es suficientemente ilustrativo sobre su ideología; esta inversión de lo real es orwelliana. El discurso del Papa incita a los europeos a la “capacidad de integrar contra la exclusión”, pero también a “mirar al extranjero, al migrante, a aquel que pertenece a otra cultura, como una persona a escuchar, considerar y apreciar”. Doble lenguaje habitual entre los“defensores-hombristas”, catecismo de la extrema-izquierda [el autor alude a la Declaración Universal de Derechos Humanos, NnT].

     

    Pero hay algo mucho más grave: el papa, jefe de la Iglesia Católica ha declarado en este discurso, lo que no fue reproducido a pesar de que resultaba explosivo, a saber, que “el renacimiento de Europa, el alma de Europa […], sus raíces cristianas […] irrigadas por el agua pura del Evangelio” descansaban sobre l acogida sin límite de todos los “migrantes”. Dicho de otra manera: la salvación (moral) de Europa descansa en su invasión étnica aceptada. Locura y absurdo; algo que se llama nihilismo.

     

    El papa llega aún más lejos: en ruptura completa con Juan Pablo II y Benedicto XVI, teológicamente acusados (implíctamente, sin nombrarlos) de “triunfalismo cristiano”, ha afirmado en su discurso que basta una “simple presencia cristiana en Europa, un testimonio que no busque otra cosa sobre el suelo europeo”. Palabras terribles y subversivas: Europa puede islamizarse y reemplazar a su población, algo que para él no es grave, mientras exista un “testimonio” cristiano minoritario. El papa Francisco manifiesta aquí un nihilismo sonriente. 

     

    El papa islamizador contra los pueblos europeos

     

    ¿Cuál es el objetivo de este papa Francisco tan extremadamente politizado? Midamos primeramente el resultado de su política: va, objetivamente, en el sentido de un aumento de la invasión migratoria y de la islamización de Europa: culpabiliza el arraigo europeo, incluso cristiano y difunde la idea de que Europa no es fundamentalmente de tradición cristiana y greco-latina, céltica, eslava, germánica, escandinava, sino que debe… islamizarse, abrirse a los inmigrados musulmanes y a otros no-europeos. Su política va también en el sentido de un perdón solicitado al islam y de un llamamiento al respeto y, en el fondo, a la sumisión de los cristianos europeos al islam.

     

    En cuanto al objetivo buscado: el papa Francisco ¿es un ingenuo utópico alucinado o un cínico destructor de la identidad europea? Quizás ambas cosas y a la vez, es, en cualquier caso, es muy difícil responder a esta cuestión con exactitud. Pero siempre, vale la pena no olvidarlo, el mensaje dirigido a la cristiandad y a los europeos es claro: no os resistáis a la islamización, no arriesgáis nada. ¿Es posible que él mismo crea esta mentira?

     

    Tal locura puede explicarse mediante por un cristianismo radical que suponga un retorno a las fuentes (fantasmales) del cristianismo primitivo presente en los jesuitas ultra-politizados sudamericanos próximo a la “teología de la liberación” (marxistizada) de os años 60 y 70, que el papa Francisco ciertamente ha conocido…

     

    En esta perspectiva, sería en el nombre de cierta moral cristiana igualitarista original que el papa atacaría a la vez al catolicismo tradicional y a la identidad étnica europea, que parece no apreciar en absoluto;  mientras, no manifiesta naca en contra de las identidades étnicas de otros pueblos, especialmente de los musulmanes. Buscad el error. Su simpatía notoria y activa por el islam plantea, sin embargo, un grave problema: que el islam no le concede ni a él ni a los cristianos, a los europeos, a los occidentales, etc, NINGUNA simpatía. Por no decir más.

     

    Una de dos: o bien el papa Francisco es un utopista delirante, uno de estos jesuitas intelectualmente izquierdas cuyos sueños sumarios y sinceros explotan siempre en pleno vuelo, o bien pertenece al clan de los demoledores.

     

    © Guillaume Faye, 6 de junio de 2016

    Fuente Infokrisis http://info-krisis.blogspot.com.es/